jueves, 24 de febrero de 2011

LA MENTIRA DEL CINE


Pero… ¿el chico está muerto? La señora de la butaca contigua pregunta al final de la película. Su expresión refleja una sombra de duda. Contesto lacónico que sí.
Porque parecía que no… Se refiere al plano del chico bueno entubado, después de sacarle el corazón y trasplantárselo a otro paciente, que antes de los títulos de crédito estaba en las Bahamas con una negra. Los estertores, digo.
Sale en silencio por el pasillo de butacas y mira con sus lentes la gran pantalla negra con rótulos en blanco ¿La habré engañado?

No hay comentarios: