sábado, 9 de septiembre de 2017

EL PRESIDENTE DEL CLUB


El presidente del Club despidió enardecido a su subordinado por querer aumentarse el miembro. Tras una derrota más de su equipo en la Liga, sería la prueba de una conjura satánica: “Es un loco”, expresaría en los medios, “¿cómo se le puede ocurrir hacerse una operación para aumentarse el pene? !Dios nos creo así, a uno con el órgano más largo, a otro más corto!”, testificó. Sirve la noticia: agencia fe.

lunes, 10 de julio de 2017

MONETIZACIÓN DE USUARIOS DE "FACEBOOK"


Usuarios de facebook ya cotizan en bolsa debido al aumento de su valor, adquirido mediante el contacto social en las redes. El conocido "megusteo".
Los usuarios con menos me gustas tienen menos gracia, dicen los privilegiados.

Entre los no promocionados ha cundido recientemente la descarga de un pdf. de 1528, donde se dan claves para caer mejor a la gente: si no eres así de tan perfecto de natural, con trabajo puedes corregir gran parte de tus faltas. Asegura el ensayo.

La valorización mediante la cual se juzga para cotizar en bolsa a los usuarios de facebook, se inicia en el momento que se abre la boca en cualquier foro social o ruedo público.

Otra clave de este libelo, reveladas por un informante que leyó el citado pdf. Es la afectación: odiosa para todo el mundo y de la que debemos guardarnos con todas nuestras fuerzas usando en toda cosa que hagamos o digamos un cierto desprecio o descuido (del italiano sprezzatura), con el que se encubra el arte y se muestre que, todo lo que se hace y se dice, le sale a uno sin fatiga y casi sin haberlo pensado. De esto nace en gran parte la gracia de las personas o el llamado duende.

Lo que está detrás de esta sprezzatura es el propio inventor de facebook, que lleva una vida dedicada al estudio, al cultivo del intelecto y de la belleza interior. 

martes, 20 de junio de 2017

PROVERBIO CHINO


"La próxima vez...
La vida es injusta."

martes, 2 de mayo de 2017

ESTADÍSTICAS DE ANDÉN


En la pizarra. Delante de aquella ecuación, en la adolescencia. Como si del signo igual esperase el último tren que lo llevara.