jueves, 24 de febrero de 2011

LA MENTIRA DEL CINE


Pero… ¿el chico está muerto? La señora de la butaca contigua pregunta al final de la película. Su expresión refleja una sombra de duda. Contesto lacónico que sí.
Porque parecía que no… Se refiere al plano del chico bueno entubado, después de sacarle el corazón y trasplantárselo a otro paciente, que antes de los títulos de crédito estaba en las Bahamas con una negra. Los estertores, digo.
Sale en silencio por el pasillo de butacas y mira con sus lentes la gran pantalla negra con rótulos en blanco ¿La habré engañado?

viernes, 11 de febrero de 2011

TAHRIR


Un joven egipcio de 28 años detenido en un cibercafé por la policía es vapuleado hasta su muerte. Tras la noticia de este violento suceso, Wael Ghonim crea en Facebook una página llamada “Todos somos Jaled Said”.

Omar El-Shamy, estudiante: “La televisión egipcia está lavando el cerebro a la gente para que crea que lo que estamos haciendo está mal, pero creo que ya no funciona más. La gente ha empezado a venir para ver con sus propios ojos lo que está pasando en Tahrir, y creo que el gobierno se está debilitando cada día”.

Las protestas son masivas en todo el país. Los enfrentamientos con la policía son letales. El régimen decreta el toque de queda y corta el acceso a Internet.

Desde El Cairo, Eman Hashim escribe en Twitter: “El régimen de Mubarak nos está bloqueando el acceso a Internet. Que corra la voz.”

Rami Raoof sugiere una manera para evitar el bloqueo: “Internautas de Egipto: si queréis acceder a Twitter y a Bambuser descargad TOR de http://torproject.org”.

Lanzan gases lacrimógenos para reducir a los insurrectos, y cortan las líneas de los teléfonos móviles.

Los vecinos y tenderos que circundan la plaza de Tahrir responden eliminando las contraseñas de sus routers inalámbricos. Ahora los manifestantes pueden comunicarse. También los avituallan de agua y comida.

Las noticias dicen que el preocupado órgano gubernamental instruye a los predicadores para llamar al pueblo a “obedecer al gobernante”.

Nourhan anima a contestar: “Si el predicador en la mezquita te dice que escuches a los que están en el poder, dile en voz alta: La mejor yihad (lucha) está hablando en contra de un gobierno opresivo. Difunde este mensaje tanto como aprecias tu vida”

50.000 personas en la Plaza Tahrir. Hosni Mubarak conmina a la nación.

En Twitter, @shaistaAziz escribirá: “Hemos tenido miedo durante 30 años, ya no tenemos miedo.”

Un manifestante de la Plaza Tahrir carga una pancarta: “Mubarak, vete.”

Un helicóptero militar sobrevuela la zona y varios tanques del Ejército permanecen apostados alrededor de los accesos de la Plaza. Cientos de miles de personas procedentes de todos los puntos del El Cairo abarrotan el lugar, de todas las condiciones, edades y credos.

@rulahabash reza: “Rezo a Dios que tenga piedad del millón de personas mañana, y guíe sus pasos y consignas hacia la libertad.”

Choque entre los detractores y los defensores de Mubarak.

La ONU estima que unas 300 personas habrán muerto desde el inicio de las manifestaciones.

Magdy Ahmed Ali, cineasta, rueda una película sobre el médico Tarek Helmi. Tarek Helmi ofrece ayuda a los manifestantes que, desde hace más de dos semanas, permanecen ininterrumpidamente en la Plaza durmiendo en tiendas de campaña o en las aceras.

Tras largos y sangrientos días de protestas en todo el país, Mubarak ha renunciado y cedido el poder al Ejército. Los egipcios se echan a las calles para celebrarlo. Estallan los cánticos de la victoria. En medio de la multitud, Safwan Abo Stat, de 60 años, declarará: “De ahora en adelante, quien gobierne sabrá que éste es un gran pueblo”.